Inicio

Música

Coaching vocal

Clases de canto

Coro gospel

El espacio

Sobre mi

Blog

Contacto

Sobre mí

Sobre Ana Santa

Tuve la fortuna de criarme en una familia donde la música era fundamental y la oferta musical muy diversa. De ahí mi constante indagación en músicas de distintas culturas.

Desde mi formación autodidacta viajé al sur de Estados Unidos para vivir y aprender del blues, gospel y country. Allí empezó mi carrera como cantante y compositora. En aquel viaje encontré sonidos y formas que me condujeron a iniciar mis estudios en jazz a mi regreso a España.

He desarrollado mi trayectoria profesional como cantante trabajando intensamente en la búsqueda del autoconocimiento y la expresión artística. En todos los proyectos en los que participo comparto experiencias alcanzando mutuo enriquecimiento y aprendizaje.

Esta pasión por la música y las sinergias que se generan al compartirla con otras personas es lo que me llevó a formarme como docente. Desde adolescente he trabajado en distintos ámbitos del sector de la enseñanza: he trabajado en colegios como profesora de refuerzo y de inglés. Fue una transición muy natural seguir mi aprendizaje y camino en el mundo de la docencia convertirme en profesora de canto y música. 

Me gusta escuchar y comprender las necesidades de cada voz, estar atenta a los detalles. El reto es captar aquellos conceptos que a veces ni se mencionan y sin embargo son esenciales. Y a partir de ellos, analizar y diseñar el aprendizaje más adecuado y potenciar el talento de cada voz.

Cada clase, persona o grupo de trabajo es un reto apasionante que me ofrece constantes oportunidades de conectar con personas y conocer su energía. Hay que desplegar ingenio, ejercicios, trucos, herramientas… la magia se acaba produciendo, una vez más, cuando me doy cuenta de que hay sinergia entre la música y las personas.

Para mí la música y el instrumento de la voz me permiten compartir la energía que tengo de la forma más bonita, positiva y artística que conozco. Cada voz tiene un sonido, una historia, una emoción y compartirla, es un regalo.